Música Electroacústica y Radio Arte: convergencias en el espacio electrónico

Introducción
Este trabajo analiza las relaciones entre la Música Electroacústica -en adelante, ME- y el Arte Radiofónico o Radio Arte -en adelante, RA- en su contexto histórico y con una perspectiva internacional. A partir de esa exploración, que implica abordar siquiera sucintamente sus raíces comunes y algunas definiciones básicas, nuestro interés se centrará en obras españolas sintomáticas de esas convergencias. La justificación de este esfuerzo radica inicialmente en la necesidad dar respuesta a los interrogantes que se plantean a la hora de incorporar o no obras y autores de ME al archivo MASE, siendo así que en tantas ocasiones encontramos que hay un terreno poroso entre la ME y el RA, formando parte este último del Arte Sonoro. En segundo término, más allá de las pretensiones de nuestro trabajo, podría estar la mayor o menor integración de cierta música electrónica actual al Arte Sonoro, aspecto éste hacia el que nos manejamos con prudencia y relativa distancia.

Metodología
Los autores hemos utilizado hasta donde nos ha sido posible un recurso online para ir generando un texto común, partiendo de una estructura previamente acordada, la cual ha ido sufriendo modificaciones. En cierto momento del proceso de reflexión y escritura, construimos unas tablas ( Tabla 1Tabla 2Tabla 3 ) que recogían características de las obras que, a nuestro juicio, podían ser objeto de nuestro estudio, a fin de servir de herramientas para un análisis de conjunto de las mismas. No pretendiendo ser exhaustiva, la lista recoge un buen número de esas obras que han venido poniendo en relación la ME y el RA en la producción de autores españoles o radicados en España. Esas tres tablas se aportan como apéndice al presente texto.

Definiciones
Los términos que, de partida, se sitúan en el centro de nuestro trabajo, son tres: ME, RA y Arte Sonoro. Este último es, por cierto, ineludible al inscribir el presente texto en los objetivos de la MASE, aunque no lo definiremos aquí por hallarse sobradamente abordado en otros lugares, textos y autores (entre ellos, Berenguer 1 e Iges 2, que contribuyen en el presente trabajo).

RA
Es arte transmitido (Dan Lander) 3.

Es el uso de la radio como un medio para el arte (Robert Adrian) 4.

Es arte sonoro en/para el espacio electrónico de la radiodifusión (José Iges) o, aún más genéricamente, es arte sonoro con la participación del espacio radioeléctrico en cualquier punto o estadio de su producción (José Manuel Berenguer)

Hay autores, como el citado Robert Adrian, que marcan una diferencia entre el arte sonoro y el RA, pues consideran que dentro de esta última categoría han de inscribirse también aquellas obras que emplean las radiofrecuencias para controlar procesos mecánicos o electrónicos a distancia.

ME
Son numerosas las definiciones ofrecidas por, entre otros, los miembros de la Academia de Música Electroacústica de Bourges: La ME es un campo de investigación y de experimentación sobre el lenguaje musical a través de la utilización de las tecnologías electrónicas (Nicola Sani) 5.

Junto a otras clasificaciones de las que pudiera ser objeto, un producto artístico cualquiera que satisfaga un conjunto definido de necesidades estéticas y tomando el sonido como soporte principal, se denomina ME en la medida en que la intervención de un medio electrónico cualquiera es indispensable en su proceso de realización (José Manuel Berenguer) 6.

Junto a ellas, otra más: ME es música que solo puede ser escuchada mediante altavoces y que para su concepción y elaboración utiliza sonidos grabados o sintetizados (Adolfo Núñez)

Raíces y referentes de la ME y el RA
En su definición de ME, el compositor Eduardo Polonio recogía sintéticamente las raíces de esa música:

“ME: No sería sin la electricidad. Sin [Pierre] Henry, que ha forjado el término y que, en compañía de [Pierre] Schaeffer, ha continuado trazando la línea (Música Concreta) que se desplegaba desde los “intonarumori” (Russolo). No sería sin la otra línea (Música Electrónica) que, partiendo de una rueda Deleuziana, pasa por el arco de Duddeil, el Telharmonium de Cahill, el Stéreophone de Theremin, el Electrófono de Mager, las Ondas Martenot, el Trautonium de Sala. No sería sin Edison, Bell, Lee Joyce (Berio), sin Imaginary Landscape (Cage), sin Gesang der Junglinge (Stockhausen). No sería sin Moog, Chowning, el postserialismo (Boulez), el azar (Xenakis). Sin el altavoz, la cinta magnetofónica, el bit. No sería sin todos aquellos que intentamos definirla” 7.

Aunque quizá menos prolífico en obras a lo largo del tiempo, el RA surge antes que la ME. Lo hace vinculado a las primeras emisiones radiales en los años 20 del pasado siglo, empleando en lo posible todas las posibilidades tecnológicas y expresivas que el medio le brinda. Resulta evidente que, tras la 2º Guerra Mundial, el avance de la tecnología electrónica de audio, que permite el inicio de la ME, incrementa exponencialmente las posibilidades del propio RA. Dicho avance posibilitó también el que aparecieran grupos de investigadores en ciencia y arte en las radios, como así fue primero en Radio France, donde se inició la línea de investigación en el sonido grabado, con Pierre Schaeffer a la cabeza, y, un poco más tarde, en el estudio de la WDR de Colonia, donde investigadores como Meyer-Eppler o el compositor Herbert Eimert se interesaron por la síntesis de sonido. Pronto se sumaría a ellos Karlheinz Stockhausen aportando sus composiciones. El ejemplo de Colonia y París se extendió con rapidez a otras radios, como a la RAI (Milán) o a la NHK (Tokio). A RNE nunca llegó, pero sí más tardíamente a otros estudios privados como el de Alea (Madrid) o el Laboratorio Phonos (Barcelona). Hablaremos de esa singularidad más adelante.

Hay que señalar, en todo caso, que las emisoras de radio han estado ligadas a la ME de forma natural. En primer lugar, por lo que respecta a la creación, pues el equipamiento de los estudios de la radio coincidía en muchos casos con el necesario para crear ME, sobre todo en la época pionera en la que la tecnología de audio y música electrónica no estaba popularizada como en la actualidad. Pero también, en lo referente a la difusión y promoción de la ME : como música experimental que es, le ha resultado difícil llegar a la producción de discos, por lo que su difusión radiofónica ha paliado esa carencia. También por esta razón muchas radios han realizado encargos de ME a compositores, que en muchos casos han orientado su carrera artística hacia el RA o en combinación con la ME. Por último, nos parece pertinente contemplar ese vínculo desde la óptica del aspecto laboral-profesional. En Europa, muchos músicos y compositores han enfocado su formación con la finalidad de desempeñarse como profesionales de la radio (programadores, productores o técnicos) y, si han seguido creando música, parece lógico que esté influida tanto por la estética del medio como por sus recursos tecnológicos.

Convergencias y divergencias entre ME y RA
Algunos autores han señalado que la ME es una categoría histórica, ligada a un ámbito socioeconómico, político y cultural específicos. No cabe duda de que es un producto del mundo más desarrollado tecnológicamente y que, por tal motivo, entre otros, sus primeros desarrollos tuvieron lugar básicamente en Europa, Estados Unidos, Canadà, Japón y Australia. Posteriormente se incorporarían países iberoamericanos, como Argentina, Chile, México, Cuba, Brasil. En el caso europeo, la presencia de España se retrasa, como ya hemos señalado. Ello no tuvo lugar hasta mediados los años 60, lo que parecerá sin duda consecuente con el nivel relativo de desarrollo de nuestro país en aquella época.

Zygmunt Bauman vincula la ME a un discurso moderno, mientras que el RA lo estaría a otro postmoderno, lo que supone una disgregación de aquel discurso único en múltiples direcciones. En realidad la ME surgió en una época, los años 50, en que la modernidad en música estaba en su momento más optimista y, aunque posteriormente ha sido influida por el postmodernismo tanto como lo ha sido cualquier otra manifestación artística, dicha vinculación se ha mantenido. También ha contribuido a ello que cierto tipo de ME mantiene un “duro” componente tecnológico y científico con búsqueda constante de la novedad sonora.

Glandien 8 considera a la ME como un género tradicional dentro del RA. Ello es porque en la época pionera de la ME (1950-60) la radio era su medio más natural de difusión/producción, aunque actualmente la relación entre el RA y la ME debe de ser considerada de igualdad, de la misma forma que la que se establece entre la ME y el arte sonoro. Convendría señalar que no parece que Glandien tenga demasiado en cuenta los conciertos tempranos de Música Concreta para altavoces de Schaeffer y Henry, como el famosísimo del 5 de Octubre de 1948  9. La forma de producir ambos el RA y la ME realizada en estudio es muy similar, sobre todo en la creación de collages y mezclas. Se trata de articular en el tiempo los sonidos grabados o sintetizados 10.

Quizás la ME se centra más en el sonido en sí mismo, su cualidad, y su articulación abstracta, mientras que el RA ha estado tradicionalmente más ligado a lo narrativo, a lo referencial, a los sonidos con significado, potenciados por el uso de textos y sonidos grabados de la realidad. Si se ha tildado el enfoque de la ME como perteneciente al proyecto de la modernidad, puede que sea por la experimentación desplegada en sus orígenes, casi de naturaleza científica, tanto en Pierre Schaeffer (París) con la escucha reducida, como en Stockhausen (Colonia) con la síntesis como posibilidad de generación de cualquier sonido. Pero la ME pronto evolucionó e incorporó la referencialidad como necesidad dramática de primer orden dentro de su estética, por lo que se aprecia una cierta convergencia con el RA.

_____________________________

1 Josè Manuel Berenguer (2007). Arte sonoro. http://mase.es/arte-sonoro

ArteSonor. Mediterràni(es). Revista Transversal. Lleida. Ajuntament de Lleida. Centre d’Art La Panera (2007)

2 José Iges: Arte Sonoro: un arte de intersecciones. http://mase.es/arte-sonoro-un-arte-de-intersecciones

3“Radio Art is broadcasted Art”

4 “Radio art is the use of radio as a medium for art”. Adrian X, Robert: Toward a definition of Radio Art. Kunstradio: http://www.kunstradio.at/TEXTS/manifesto.html

5 “La musique électroacoustique est un domaine de récherche et d’expérimentation sur le langage musical à travers l’utilisation des technologies électroniques”. Sani, Nicola. Contribution à la discussion sur le thème : situation esthétique et perspectives actuelles de la musique électroacoustique.Esthétique et Musique Electroacoustique p91. Actes I – 1995 Académie Bourges. Actéon-Mnemosyne.Bourges , 1996.

6 Berenguer, José Manuel. On the necessity of defining electroacoustic music. Esthétique et Musique Electroacoustique pp26-29. Actes I – 1995 Académie Bourges. Actéon-Mnemosyne. Bourges , 1996.

7 Polonio, Eduardo. Situation esthétique et perspectives actuelles de la musique électroacoustique. Esthétique et Musique Electroacoustique p91. Actes I – 1995 Académie Bourges. Actéon-Mnemosyne. Bourges, 1996.

8 Glandien, Kersten: Art on air: a profile of new radio art. Music, Electronic Media and Culture Simon Emmerson, Ed., Ashgate. Aldershot, 2000, p167.

9 Chion, Michel . Guide des objets sonores, Pierre Schaeffer et la recherche musicale, Ina-GRM/Buchet-Chastel. Paris, 1983

10 Véase la descripción de Paul Pörtner sobre su Schallspiel (Soundplay) en Glandien, ibid, p170.

_____________________________

PDF investigación (texto completo) (496KB)
PDF tablas investigación castellano (340KB)
PDF tablas investigación ingles (238KB)